Compartir

OLEOTURISMO EN SEVILLA: HACIENDA GUZMÁN

¿Qué ocurre cuando una familia que ha dedicado su vida durante cuatro generaciones al aceite encuentra una joya, en forma de hacienda, donde ya se producía aceite en el siglo XVI? La respuesta la tenemos en La Rinconada, una población a solo 15 minutos de Sevilla, donde se encuentra Hacienda Guzmán.


¿Qué ocurre cuando una familia que ha dedicado su vida durante cuatro generaciones al aceite encuentra una joya, en forma de hacienda, donde ya se producía aceite en el siglo XVI?  La respuesta la tenemos en La Rinconada, una población a solo 15 minutos de Sevilla, donde se encuentra Hacienda Guzmán.

Por Pepagmarin Fotos: Pepa García

Las respuestas posibles a la pregunta que os formulábamos anteriormente podrían ser muchas, pero la realidad indica que la decisión tomada por la familia Guillén ha sido la más acertada. Por supuesto, la adquirieron y ahora realizan una interesante labor no solo de producción de excelente aceite sino también de formación y divulgación de este producto.

Para una familia dedicada al aceite ha sido un sueño adquirir esta propiedad histórica que, con tres molinos de viga, era la mayor de su época. Ya en el siglo XVI, Hernando Colón (hijo del descubridor de América) producía aquí aceite que enviaba a las colonias españolas del Nuevo Mundo (a Cuba y La Española, ahora República Dominicana) con el beneplácito de Felipe II. El monarca pretendía crear cierta dependencia de la madre patria por lo que en América solo permitía el cultivo de olivos que produjesen aceitunas de mesa.



Hacienda Guzmán actualmente realiza una doble labor. Por un lado, se dedica a la producción de aceite de oliva virgen extra y, por otro, lleva a cabo una importante tarea de divulgación y formación a través de la fundación Juan Ramón Guillén. Dicha entidad ha nacido para promocionar y fomentar el medio rural y defender el patrimonio de la cultura del olivar andaluz. De hecho, uno de sus objetivos es conseguir la declaración del Paisaje del Olivar Patrimonio de la Humanidad.

La hacienda, con un magnífico edificio y 400 hectáreas de olivar, alberga el único museo de olivos vivos del mundo (con más de 150 variedades), una plantación 100% ecológica, un centro de investigación y una almazara.


Oleoturismo. Experiencia HG

La mejor forma de acercarse al mundo del aceite y conocer esta joya histórica es dejándose tentar por una Experiencia HG. El paso del tiempo ha dejado reminiscencias fáciles de adivinar al recorrer la propiedad, como sus jardines andalusíes donde una alberca recoge el agua que regará granados, naranjos y limoneros. Igual de interesante es la olivoteca, donde se encuentran  variedades de olivos de todo el mundo; la almazara, donde se puede observar el proceso de extracción de aceite, desde que se introducen
las aceitunas para separarlas de las hojas y lavarlas, hasta que sale este elixir por el grifo; el Museo de Carruajes, una colección privada de coches y carruajes originales de los siglos XVII, XVIII y XIX; las caballerizas, con caballos de pura raza española; y la almazara del siglo XVIII, donde con una viga de 15 metros se recrea el proceso. Organizan visitas (17 euros con degustación incluida) y también jornadas profesionales y cursos.
 

Aceite de oliva virgen extra HG

La familia de aceites de Hacienda Guzmán, en solo 4 cosechas, ha logrado elevar a la categoría de lujo sus productos, los cuales reflejan las especiales condiciones del olivar, el clima y el terroir. Eso se percibe también en la producción limitada y en su cuidada presentación, envases opacos de 500 ml que permiten conservar perfectamente el aroma y el sabor.

  

Cata de aceites en envase opaco (Izq.) Aceituna de la variedad de Olivo Zarza, en la Olivoteca (Dcha.)


El primer aceite que ha producido la familia Guillén ha sido Hacienda Guzmán Reserva Familiar, un monovarietal de manzanilla de Sevilla resultado de un exhaustivo proceso de selección manual de aceitunas y de una molturación en verde que tiene lugar el mismo día en el que se produce la recogida. Le siguió el aceite HG Ecológico, un coupage de arbequina, hojiblanca y manzanilla que se obtiene de la producción ecológica certificada de 300 ha de la hacienda. La última incorporación es el HG Reserva Familiar Hojiblanco, un 100% hojiblanco que impacta por el aroma a hierba recién cortada y su agradable retrogusto intenso, prolongado y ligeramente picante.

Más información sobre Hacienda Guzmán, sus aceites o visitas en  www.haciendaguzman.com


 

Texto y fotos: Pepa Garcia

Disfrutar de los mismos espacios que hace muy poco gozaron personajes históricos o comunidades religiosas está al alcance de la mano de cualquier viajero. Os proponemos seis lugares espectaculares en La Coruña, Huesca, Cantabria, Sevilla, Salamanca y Granada.

Más experiencias seleccionadas para ti