En familia

El interior de la región de San Sebastián es un lugar para perderse, para desconectar, para disfrutar, para asombrarte, para olvidarte de las reglas del tiempo y del espacio y para deleitarse por el mero hecho de estar en un lugar mágico y fascinante.

En Castilla y León el aroma navideño se recoge en las típicas estampas con olor a leña en calles empedradas en las que los belenes cobran vida. Y es que el clima de estas tierras, que en ocasiones es todo un hándicap, consigue que en esta época se pueda disfrutar de muy distintas experiencias a golpe de tópico de postal invernal con encanto.

Un baño de genios e historia es nuestro plan para que disfrutes de Costa Daurada en los próximos meses. Este rincón tarraconense llama a nuestras puertas con sus frescas propuestas veraniegas. Todo ello, claro, al ritmo de las olas del Mediterráneo. Recrea tus cinco sentidos con gladiadores, pintores, músicos y marineros. ¿Pinta bien? ¡Pues sabe aún mejor!

El Bosque Encantado es un jardín botánico único en Europa donde disfrutan tanto los adultos como los niños. Este parque de 31.000 metros cuadrados es el sueño cumplido de Juan Antonio Pizarraya, quien se inspiró para su creación en la famosa película Eduardo Manostijeras.

En familia y buscando propuestas divertidas. Con ese objetivo hemos viajado hasta Costa Daurada y, la verdad, hemos vuelto con una sonrisa. Abrid bien los ojos porque tenemos opciones para aventureros, glotones, arqueólogos e, incluso, para aprendices de pescadores y pastores. ¡Disfrutadlo en buena compañía!

Una sugerente propuesta para esta primavera y verano es viajar en el Tren a las Nubes que recorre los bellos paisajes de Salta. Su itinerario, que asciende hasta los 4.200 metros sobre el nivel del mar en el Viaducto La Polvorilla, es uno de los más altos del mundo. Este puente se eleva 70 metros sobre el río y los pasajeros sienten que casi pueden tocar las nubes.