Ecoturismo

Save Posidonia Project es un proyecto pionero en el mar Mediterráneo occidental que ha surgido del del Consell Insular de Formentera para impulsar el turismo sostenible y lanzar un plan de acción para recaudar fondos que vayan destinados a la conservación de la planta marina Posidonia oceánica.

El gran dique de Oosterschelde, en la provincia holandesa de Zeeland, celebra este año 2016 tres décadas desde su construcción. Este gran proyecto de ingeniería, que une las islas de Schouwen-Duiveland y Noord-Beveland, forma parte de las obras del Plan Delta que se llevó a cabo entre 1954 y 1991.

La época estival que solemos aprovechar para disfrutar de las vacaciones en la playa o en el interior también se puede emplear para que los más pequeños tengan contacto directo con la naturaleza. La experiencia que os proponemos puede tener como marco el hotel Fuerte Grazalema que dispone en sus instalaciones de granja y huerto ecológico.

Valonia, una región situada al sur de Bélgica, dedica este año sus esfuerzos a potenciar el cicloturismo a través de vías verdes e itinerarios señalizados, servicios y productos adaptados, eventos y figuras emblemáticas e iniciativas relacionadas con la bicicleta.

Navarra ofrece en diciembre planes capaces de satisfacer todas las preferencias y presupuestos. En sus propuestas cobran un especial peso su privilegiada naturaleza, salpicada de bosques centenarios, ríos caudalosos, panorámicas increíbles, y parajes lunares semidesérticos.

"Hace un par de años se nos ocurrió que sería fantástico tener un lugar que agrupase todos los lugares donde pudiéramos acercarnos a ver y aprender a elaborar jabones terapéuticos y la cosmética natural, a construir una casa con balas de paja, a elaborar cerveza y vino de forma artesanal, a pasar cuatro días en la Sierra de la Culebra conociendo el lobo ibérico... "

Al Duero no le parecía suficiente con hacer de frontera entre dos países, sino que, además, se propuso dibujar en sus orillas –o arribes- un singular paraje natural en forma de cañones; quizás, los más espectaculares de Europa. El paraje de Arribes del Duero, tanto en la vertiente española como en la portuguesa, deja sin palabras.