Una razón para visitar

Gran Bretaña es uno de los destinos que puede presumir de tener algunas de las mejores iluminaciones del mundo. En otoño e invierno tienen lugar numerosos espectáculos donde la luz es la protagonista. Te dejamos aquí cuatro propuestas para que decidas cuál es la que más te convence.

Ciudad abierta, hospitalaria, activa, innovadora, divertida, Gijón (o Xixón) siempre sorprende a quien la visita. A Gijón siempre hay que volver. Algunas de las grandes disculpas para dejarse caer por la Villa de Jovellanos este otoño son su gastronomía y las numerosas citas culturales.

Las propuestas que el Algarve nos ofrece durante todo el año se multiplican en otoño. En Portimão tendremos la oportunidad de disfrutar de carreras de automóviles, exhibiciones relacionadas con el mundo del motor y actividades para toda la familia.

Echar el ancla en las esmeraldas aguas sardas, pasear por los senderos de su agreste interior, sorprenderse con la agitada historia de sus primitivos pueblos o descubrir los platos de su ancestral cocina son algunas de las experiencias que nos ofrece Cerdeña, la segunda isla mayor del Mare Nostrum.

Para Miranda de Ebro, las Fiestas San Juan del Monte 2015 fueron muy especiales. Mientras veinticinco mil romeros subían al Monte de San Juan a venerar al Santo en la Ermita el lunes de la romería...

Noruega, a pesar de que no es el primer destino blanco que valoramos a la hora de elegir nuestra escapada invernal, dispone de muchas y buenas pistas de esquí, y lo que es mejor, la temporada se alarga hasta mayo. De hecho, dicen que los noruegos “nacen con los esquís puestos”. Aunque esto no sea riguroso, lo que que es verdad es que este deporte se inventó en en este país sobre el 2500 aC.

Alcázar de San Juan, Argamasilla de Alba, Campo de Criptana y El Toboso han creado un producto turístico interprovincial cuyo hilo conductor es el Quijote y las emociones que este personaje despierta. El ‘País del Quijote’, como se denomina, muestra los escenarios castellanomanchegos más emblemáticos en los que se inspiró Miguel de Cervantes.

Caminar, correr empujado por el viento, deslizarse con una tabla sobre las olas del mar, montar a caballo, sentir el sol, charlar… los rincones de la parte más occidental del Algarve parecen ideados para disfrutar de las cosas más sencillas. Y nos encanta porque esas son las más placenteras.

Para quienes visitan Formentera desembarcar aquí es sinónimo de calma. Formentera significa cambiar de ritmo, dejar atrás el ajetreo de las ciudades, la velocidad del día a día y aceptar un estilo de vida diferente. Este año, además, el firmamento gastronómico de Baleares tiene una nueva estrella (Michelin), el restaurante Can Dani de Formentera.

Navegar por las aguas del río Nilo camino de los grandes tesoros del arte egipcio es una de las experiencias más especiales que se puede disfrutar en el país de los faraones. Un clásico que gusta tanto a los viajeros más curiosos y románticos como a los pragmáticos amantes de la comodidad.

Páginas