Categoría
Compartir

VIAJEROS EN CAMAGÜEY (CUBA)

Variadas y excitantes excursiones a cayos vírgenes, pesca, observación de estrellas de mar e inmersiones, son otras de las actividades que se ofrecen en este lugar. Esa mezcla de patrimonio y naturaleza salvaje hace de Camagüey un destino turístico prometedor que cautiva al visitante.


Numerosas culturas han dejado su impronta en el diseño y en la arquitectura de Camagüey durante cinco siglos. Es sencillo encariñarse de esta población llanera de gentes amables, bravos jinetes y cuna de ilustres personalidades cubanas de las letras, de la plástica, de la música y de la ciencia.

Texto: Valentín Rodríguez Fotos: V.R. / Marlin Marina


Santa María del Puerto del Príncipe, o Camagüey como se conoce actualmente, es una de esas ciudades del interior de Cuba donde mejor se aprecia la conservación de la arquitectura colonial, con las casas antiguas de tejas de barro y las calles adoquinadas. Hay un elemento que también enlaza con su pasado y que se ha convertido en un emblema: los tinajones. Estas huellas coloniales se complementan con otros aspectos de su historia y su cultura que hoy se muestran al visitante con el orgullo de quien ofrece sus más preciadas joyas.

Es imposible pasear por Camagüey y no sentir las raíces españolas. Igual que, nada más comenzar a andar por estas vetustas calles, entendemos por qué el centro histórico, con sus plazas y plazuelas, fue declarado por la Unesco Patrimonio Cultural de la Humanidad en 2008. Casas señoriales rescatadas del paso del tiempo, otrora pertenecientes a familias de rancia nobleza, han vuelto a la vida gracias a un dedicado proceso de restauración. Hoy nos llegan en forma de pequeños hoteles encantadores que cautivan tanto a jóvenes, ejecutivos o experimentados turistas.

Bajo la marca de Hoteles E, estas pintorescas instalaciones que impresionan por su regia y sólida construcción de cantería, se han reacondicionado de acuerdo a los estándares de la hostelería internacional. Administrados por el grupo Cubanacán, estos hoteles se distinguen por ofrecer a sus clientes confort y trato familiar.

 

 



Patrimonio histórico en Camagüey


Camagüey, la tercera ciudad de la isla en población, posee el centro histórico más extenso del país con 330 hectáreas, en donde se muestra el sello cristiano-musulmán que dejaron los andaluces llegados en el siglo XVI. El aspecto de esta parte de la ciudad es único en toda la isla: calles, travesías y pasadizos estrechos y enrevesados se abren a numerosas plazas, en un entramado laberíntico con suelo adoquinado.

El conjunto más antiguo conservado hasta hoy es la plaza de San Juan de Dios, donde se asienta desde el siglo XVII la iglesia de igual nombre. Es un modesto templo que contiene en su altar una curiosidad: la representación antropomórfica del Espíritu Santo, algo de lo que solo existen dos ejemplos en Hispanoamérica.

A vista de pájaro esta ciudad es como una alfombra roja, pues todos los edificios conservan los tejados de tejas de arcilla. La típica casa camagüeyana presume de anchas puertas y ventanas de carpintería española (semejantes a las de una fortaleza), escoltadas por medias pilastras con arranques de ornamentos, salones de puntal alto, amplio zaguán y un fresco patio central.

Y en el interior de muchas de estas viviendas, los tornos de alfarero nunca han dejado de girar y la cerámica, de sorprendente belleza, constituye hoy uno de los símbolos más representativos de la villa. Los tinajones (antiguas vasijas que servían para almacenar el agua), con sus más variadas formas, están presentes por doquier.

 

Tesoros culturales en Cuba



Si el tesoro patrimonial de esta ciudad es vasto e importante, la riqueza cultural tiene la misma relevancia. Exquisitamente conservada desde antaño, hoy se nutre con el quehacer de las más variadas manifestaciones del arte. El famoso Ballet de Camagüey, con una trayectoria de cerca de cinco décadas, muestra sus depuradas técnicas y un repertorio innovador dentro de lo clásico. Multipremiada en festivales y exposiciones internacionales, la artista plástica Marta Jiménez, premio de la Unesco en 1997, ha dedicado parte de su importante obra a la ciudad que tanto ama. Así, la plaza frente a la Iglesia de La Merced acoge muchas de sus esculturas a tamaño natural.

Cualquier espacio es útil para mostrar o crear cultura: una plaza, un parque, un taller, un patio interior, la entrada de un pequeño restaurante... en todos ellos se apostan pintores, ceramistas, grabadores, artesanos o grupos de baile de reconocido prestigio que conforman el amplio arcoíris de la producción cultural en esta región para compartirla gustosos con quien quiera.

 

La belleza natural de Santa Lucía



Igualmente, el visitante tiene un atractivo destino de sol y playa a solo hora y media de viaje desde el centro histórico de la ciudad: Santa Lucía. Cautiva la belleza natural de los 20 kilómetros de playas de arena blanca y fina, bañadas de cálidas aguas y curiosamente abrazadas por una extensa barrera coralina donde viven más de 50 especies de corales, 200 de esponjas y alrededor de 500 de peces tropicales. Con todo eso, pueden imaginarse que Santa Lucía también es un destino internacionalmente famoso por el buceo.

Además de la variedad de especies animales, las aguas de este mar cuentan entre sus tesoros con varios pecios hundidos, un atractivo añadido para aquellos que practican snorkeling o fotografía subacuática. La guinda del pastel, que sobrepasa las expectativas de quienes optan por el submarinismo, es la excursión a mar abierto para bucear entre los restos del galeón español Nuevo Mortera, acompañados de tiburones. Es un show único en todo el Caribe, pues se hace sin barreras de protección, junto a experimentados guías que alimentan con pescado fresco a los temidos escualos.

Variadas y excitantes excursiones a cayos vírgenes, pesca, observación de estrellas de mar e inmersiones, son otras de las actividades que se ofrecen en este lugar. Esa mezcla de patrimonio y naturaleza salvaje hace de Camagüey un destino turístico prometedor que cautiva al visitante, sobre todo si se cuenta con la ayuda en la organización de la experimentada Havanatur o de otras agencias receptivas igual de profesionales que existen en el territorio. 

No es difícil encariñarse de esta población llanera de gentes amables, bravos jinetes y cuna de ilustres personalidades cubanas de las letras, de la plástica, de la música y de la ciencia. Tal vez por ello, más que por las fabulas populares y la belleza de sus paisajes, se la conozca y se la nombre siempre con el apelativo de “legendaria”.


 

Más información


www.cubatravel.cu 
www.infotur.cu
www.ohcamaguey.cu
 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Texto y fotos: Valentín Rodríguez

De La Habana siempre se hablará para mencionar al menos dos lugares que nos distinguen. Quienes la conocen insistirán en que para disfrutar de esta capital, hay que tomarse un daiquirí en El Floridita y comer de la buena cocina criolla en La Bodeguita del Medio.

La gastronomía forma parte intrínseca en los planes e itinerarios de cualquier viajero en Cuba. Nuestros corresponsal en La Habana nos sugiere aproximarnos a ella en uno de sus restaurantes favoritos: Atelier.